¿Qué es una corporación? – Varios tipos y motivos para incorporar

 

¿Qué es una corporación?

Una corporación es una entidad legal creada por individuos, accionistas, o accionistas, con el propósito de operar con fines de lucro. Las corporaciones pueden celebrar contratos, demandar y ser demandado, poseer activos, remitir impuestos federales y estatales y pedir dinero prestado a instituciones financieras.

Corporación con edificios

La creación de una corporación implica un proceso legal llamado incorporación donde los documentos legales que contienen el propósito principal de la empresa, el nombre y la ubicación, y la cantidad de acciones y tipos de stock emitidos, están redactados.

El proceso de incorporación le da a la entidad comercial una característica distintiva que protege a sus propietarios de ser personalmente responsables en caso de una demanda o reclamo legal.

¿Cuáles son los tipos comunes de corporaciones?

Una corporación puede ser creada por un solo accionista o por múltiples accionistas que se unen para perseguir un objetivo común. Una empresa puede formarse como una entidad con o sin fines de lucro.

Las entidades con fines de lucro forman la mayoría de las corporaciones, y se forman para generar ingresos y proporcionar un rendimiento a sus accionistas, de acuerdo con su porcentaje de propiedad en la corporación.

Las entidades sin fines de lucro operan bajo la categoría de organizaciones benéficas, que se dedican a una causa social particular, como fines educativos, religiosos, científicos o de investigación. En lugar de distribuir los ingresos a los accionistas, las organizaciones sin fines de lucro utilizan sus ingresos para promover sus objetivos.

Los tres tipos principales de incorporaciones comerciales son:

1. Corporación C

La Corporación C es la forma más común de incorporación entre las empresas y contiene casi todos los atributos de una corporación. Los propietarios reciben ganancias y pagan impuestos a nivel individual, mientras que la corporación misma paga impuestos como entidad comercial.

2. Corporación S

La Corporación S se crea de la misma manera que una Corporación C, pero es diferente en la limitación del propietario y los propósitos fiscales. Una Corporación S consta de hasta 100 accionistas y no se grava por separado; en cambio, los accionistas asumen las ganancias / pérdidas en sus declaraciones de impuestos sobre la renta personales.

3. Corporación sin fines de lucro

Usado comúnmente por organizaciones caritativas, educativas y religiosas para operar sin generar ganancias. Una organización sin fines de lucro está exenta de impuestos. Cualquier contribución, donación o ingreso recibido se retiene en la entidad para gastar en operaciones, expansión o planes futuros.

¿Cómo funcionan las corporaciones?

Se requiere que una corporación nombre un Junta Directiva antes de que pueda comenzar a operar, y los miembros de la junta directiva son elegidos por los accionistas durante la junta general anual. Cada accionista tiene derecho a un voto por acción y no está obligado a participar en el día a día de la sociedad. Sin embargo, los accionistas son elegibles para ser elegidos como miembros de la junta directiva o ejecutivos de la corporación.

La junta directiva está compuesta por un grupo de personas elegidas para representar a los accionistas. Tienen la tarea de tomar decisiones sobre los principales problemas que afectan a los accionistas y también crean políticas para guiar la gestión y las operaciones diarias de la corporación.

Los miembros electos de la junta directiva tienen el deber de cuidar a los accionistas y deben actuar en el mejor interés de los accionistas y la corporación.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la incorporación?

Ventajas

  • Entidad legal separada – Independiente de sus propietarios y considerada una entidad legal que puede realizar negocios, poseer propiedades, celebrar contratos vinculantes, pedir dinero prestado, demandar y ser demandado y pagar impuestos.
  • Vida ilimitada – Los accionistas, accionistas o miembros son los dueños de una corporación y es administrada por una junta directiva. Su muerte o incapacidad para el desempeño de sus funciones no afecta la continuidad de esta persona jurídica; sólo los cambios en los estatutos de la empresa permitirán su ampliación o liquidación.
  • De responsabilidad limitada – Los dueños de empresas solo son responsables por el monto invertido. Los acreedores y los prestamistas no pueden reclamar los activos personales de los propietarios por los pagos adeudados por los accionistas.
  • Fácil transferencia de acciones de propiedad – Publicamente retenido las corporaciones no requieren la aprobación de otros accionistas para vender acciones o acciones de propietarios individuales. Las acciones o acciones se pueden negociar fácilmente en el mercado, independientemente de su volumen.
  • Gestión competente – Los inversores o propietarios no pueden manejar directamente las operaciones comerciales del día a día. Votan por la junta directiva que eventualmente contrata un equipo de gestión profesional.
  • Fuente de capital – Las corporaciones pueden obtener fondos de la venta de acciones y la emisión de bonos.

Desventajas

  • Costos de incorporación – Es más costoso pasar por el proceso de incorporación que formar una empresa unipersonal o una sociedad.
  • Doble imposición – Se remiten dos impuestos, de las ganancias corporativas y del pago de dividendos a los accionistas.
  • Documentación – Aparte de los documentos de constitución, las empresas deben presentar informes anuales y declaraciones de impuestos, así como mantener registros contables, licencias y otros documentos importantes.

¿Cómo se disuelve una corporación?

La vida de una entidad corporativa dura hasta que haya un cambio en su estatuto o el propósito de su existencia haya alcanzado su punto máximo. Un proceso llamado liquidación servirá a la transición, facilitado por un liquidador.

Los activos corporativos se venderán y las ganancias se destinarán primero a los acreedores para pagar la deuda. Lo que quede se entregará a los accionistas. La liquidación involuntaria suele ser provocada por los acreedores de una empresa insolvente o en quiebra.