Ley Clayton Antimonopolio: descripción general e historia, secciones, aplicación

¿Qué es la Ley Clayton Antimonopolio?

La Ley Antimonopolio Clayton es una ley antimonopolio de los Estados Unidos que se promulgó en 1914 con el objetivo de fortalecer la Ley Antimonopolio Sherman. Después de la promulgación de la Ley Sherman en 1890, los reguladores encontraron que la ley contenía ciertas debilidades que hacían imposible prevenir completamente las prácticas comerciales anticompetitivas en los Estados Unidos.

El senador Henry Clayton de Alabama presentó el proyecto de ley antimonopolio Clayton al Congreso de los Estados Unidos en 1914. El Congreso de los Estados Unidos aprobó el proyecto de ley en junio de 1914, y el presidente Woodrow Wilson más tarde lo convirtió en ley.

Ley Clayton

La Ley Clayton Antimonopolio buscó abordar las debilidades de la Ley Sherman ampliando la lista de prácticas comerciales prohibidas que impedirían la igualdad de condiciones para todas las empresas. Algunas de las prácticas en las que se centra la ley incluyen fijación de precios, tratos exclusivos, discriminación de preciosy prácticas comerciales desleales.

Historia de la Ley Clayton

En las décadas de 1880 y 1890, Estados Unidos experimentó un rápido crecimiento económico. La expansión económica atrajo a inmigrantes de Europa que fueron atraídos por los salarios más altos ofrecidos en los Estados Unidos. Muchos de estos inmigrantes fueron empleados en industrias de rápido crecimiento, como el transporte ferroviario y las industrias mineras.

En ese momento, las grandes empresas crecieron aún más al adquirir y fusionarse con otras empresas de sus industrias para formar conglomerados. Intentaron monopolizar la industria, y el público los consideró poseedores de demasiado poder que fácilmente podría ser abusado. Las empresas utilizaron tácticas anticompetitivas como la fijación de precios, Precios abusivosy otros intentos de monopolizar el mercado.

Los propietarios de pequeñas empresas argumentaron que los conglomerados afectaron directamente sus operaciones, expulsándolos del mercado. Las pequeñas empresas pidieron la regulación del mercado para evitar prácticas comerciales desleales que benefician a las grandes empresas a expensas de las pequeñas empresas y los consumidores.

Los defensores de las leyes antimonopolio argumentaron que la regulación del mercado no solo protegería a las pequeñas empresas, sino que también resultaría en precios más bajos para bienes y servicios, mayor innovación y una mayor variedad de productos.

Detalles específicos de la Ley Clayton Antimonopolio

A partir de 2016, la Ley Clayton Antimonopolio constaba de 26 secciones. Las siguientes son algunas de las secciones más notables que influyen en las prácticas comerciales en los Estados Unidos:

Sección 2: Discriminación de precios

La Sección 2 de la Ley Clayton se ocupa de la discriminación de precios, cuando una empresa decide ofrecer precios diferentes por el mismo producto o servicio. Esta estrategia intenta maximizar el precio que cada cliente está dispuesto a pagar. La discriminación de precios tiene por objeto reducir la competencia o crear un monopolio.

La sección se reforzó más tarde en 1936 a través de la Ley Robinson-Patman, que fue diseñado para proteger a los pequeños minoristas de las prácticas anticompetitivas de las grandes cadenas comerciales y las tiendas de descuento. Un ejemplo de prácticas anticompetitivas es la fijación de precios mínimos para determinados productos al por menor.

Sección 3: Monopolio o intentos de crear un monopolio

La sección 3 trata de las prácticas comerciales que intentan crear un monopolio. La sección evita que las empresas lleven a cabo una venta, arrendamiento, contrato de venta o acuerdos que puedan reducir la competencia o crear un monopolio en su industria específica.

Sección 7: Fusiones y adquisiciones

La Sección 7 evita que las empresas se fusionen o adquieran otras entidades más pequeñas con el objetivo de ganar demasiado poder que reduce la competencia. La ley se extiende a otras leyes antimonopolio donde una transacción de fusión esencialmente crearía un monopolio.

La Ley Clayton fue reforzada por la Ley Antimonopolio Hart-Scott-Rodino, que requiere que las empresas que planean una fusión o adquisición notifiquen a la Comisión Federal de Comercio y al Departamento de Justicia. Las agencias se reservan el derecho de rechazar o aprobar una transacción de fusión en función de sus hallazgos.

Aplicación de la Ley Antimonopolio de Clayton

La Ley Clayton Antimonopolio permite a las partes lesionadas por violaciones de la ley demandar por daños y perjuicios. Los individuos y corporaciones que violen la ley pueden ser demandados por tres veces el monto de los daños sufridos por la víctima. La disposición se ve reforzada por la medida cautelar de la Sección 16 que permite al tribunal obligar a los acusados ​​a disponer de activos para pagar los daños.

Por ejemplo, si un consumidor sufrió daños por valor de $ 10,000 a través de un anuncio falso, el consumidor puede demandar por daños por hasta $ 30,000. La ley otorga a la Comisión Federal de Comercio el poder de hacer cumplir las reclamaciones por daños.

Exenciones a la Ley Clayton: sindicatos

A diferencia de la Ley Sherman, la Ley Antimonopolio de Clayton exime a los sindicatos y las actividades agrícolas de sus regulaciones. Según la ley, el trabajo de un ser humano no constituye un comercio o una mercancía, y no debe estar sujeto a las mismas regulaciones que las empresas que se dedican al comercio.

Como tal, la Ley Clayton prohíbe a las empresas impedir las actividades de los sindicatos, como huelgas, boicots, negociaciones colectivas y disputas por indemnizaciones. Los sindicatos pueden negociar mejores beneficios laborales y mejores salarios sin ser acusados ​​de fijar precios. Los tribunales solo pueden emitir mandatos judiciales contra los sindicatos cuando sus actividades amenacen con causar daños a la propiedad.

Lecturas relacionadas

CFI es el proveedor oficial del global Analista de valoración y modelos financieros (FMVA) ™ programa de certificación, diseñado para ayudar a cualquier persona a convertirse en un analista financiero de clase mundial. Para seguir avanzando en su carrera, los recursos adicionales de CFI a continuación serán útiles:

  • Ventaja competitiva
  • Poder de mercado
  • Oligopolio
  • Ley Sherman Antimonopolio