Diferencial de divisas: aprenda a calcular el diferencial de divisas

 

¿Qué es el diferencial cambiario?

El diferencial de cambio de divisas (o diferencial de oferta y demanda) se refiere a la diferencia en los precios de oferta y demanda para un par de divisas determinado. El precio de oferta se refiere a la cantidad máxima que un comerciante de divisas está dispuesto a pagar para comprar una determinada divisa, y el precio de venta es el precio mínimo que un comerciante de divisas está dispuesto a aceptar por la divisa.

Diferencial de cambio de divisas

¿Cómo podemos calcular el diferencial cambiario?

El diferencial de cambio de divisas generalmente se expresa como un porcentaje y se puede calcular utilizando la siguiente fórmula:

Diferencial de cambio de divisas

Dónde:

Preguntar el precio – Se refiere al precio más bajo por el que un comerciante de divisas está dispuesto a vender unidades de la divisa.

Precio de oferta – Se refiere al precio más alto por el que un comerciante de divisas está dispuesto a comprar unidades de la divisa.

Por lo tanto, los comerciantes y los distribuidores pueden aprovechar la valoración de la moneda dada por diferentes partes y beneficiarse de la discrepancia. En algunos casos, se puede argumentar que ciertas operaciones de forex siguen el Teoría del mayor tonto, que explota entornos donde hay información asimétrica.

El “punto medio” del diferencial de cambio de divisas se refiere al precio teórico al que habría una operación. Se puede calcular sumando los precios de oferta y demanda y luego dividiendo la suma por dos.

Por ejemplo, si un comerciante está dispuesto a vender una cierta cantidad de unidades de una moneda dada por el equivalente a US $ 1,50, mientras que un comerciante solo está dispuesto a comprar una cantidad de unidades monetarias por US $ 1,00, el precio medio de la moneda extranjera. el diferencial cambiario sería (1,50 + 1,00) / 2 = 1,25 dólares estadounidenses.

Factores que influyen en el diferencial cambiario

Hay una gran cantidad de factores que pueden afectar la magnitud de los diferenciales de oferta y demanda que prevalecen en ciertos pisos de negociación. Por ejemplo:

1. Volúmenes de negociación

En términos generales, los volúmenes de negociación más altos son indicativos de un mercado más líquido, lo que implica un diferencial de oferta y demanda más bajo. A medida que disminuye el diferencial de divisas, también lo hace la discrepancia entre las valoraciones de la moneda entre el comerciante y el comprador. Por lo tanto, los distribuidores pueden encontrar más fácilmente un comprador con un precio de oferta similar al precio de oferta y proceder con una transacción.

Del mismo modo, un comprador puede encontrar más fácilmente un distribuidor que esté dispuesto a aceptar su oferta de comprar la moneda a un precio determinado.

Los diferenciales de divisas más altos generalmente significan volúmenes de negociación más bajos, ya que los compradores y distribuidores tienen más dificultades para encontrar un socio comercial dispuesto.

2. Riesgos económicos / políticos

Las naciones que experimentan climas políticos tumultuosos o economías inestables suelen tener sus monedas asociadas con un alto riesgo. Estas economías suelen tener tasas de inflación y no tienen un enfoque disciplinado para la política monetaria. Como resultado de esto, el diferencial cambiario será mayor. Esto se debe a que los comerciantes percibirán la moneda como una inversión de alto riesgo y, por lo tanto, solo venderán la moneda con una prima. Los compradores buscan comprar con descuento para compensar el mayor riesgo.

Por lo tanto, el diferencial de oferta y demanda se ampliará y, como se señaló, los volúmenes comerciales disminuirán.

3. Volatilidad de la moneda

Si una moneda no está respaldada por una política monetaria disciplinada y una Banco Central, suele ser más susceptible a cambios de valor. Como resultado, los distribuidores impulsarán los precios de venta al alza, lo que, a su vez, impulsará el diferencial de oferta y demanda al alza.