Accionista mayoritario: descripción general, derechos, privilegios

¿Qué es un accionista mayoritario?

Un accionista mayoritario es cualquier individuo o empresa (oa veces un gobierno) que posee más del 50% de las acciones de una empresa. Debido a que dichas personas o entidades realizan una inversión financiera sustancial en la empresa, se las considera interesados. Significa que tienen un interés personal en el desempeño de la empresa y están dotados de derechos especiales.

Accionista mayoritario

Sin embargo, no son necesariamente propietarios de la sociedad de responsabilidad limitada o corporación simplemente porque son accionistas mayoritarios. Un fundador o propietario original de una empresa puede ser o no el accionista mayoritario.

Los accionistas mayoritarios a menudo se denominan accionistas controladores (específicamente aquellos con un mayor porcentaje de acciones). La participación mayoritaria, entre otras cosas, significa que el accionista mayoritario (que a menudo es un propietario original o un pariente) tiene un poder de voto significativo cuando se trata de decisiones de la empresa. Con su mayoría de acciones, esencialmente pueden superar a todos los demás accionistas juntos.

Resumen

  • Un accionista mayoritario es cualquier individuo o entidad que posea más del 50% de las acciones de una empresa.
  • Los accionistas mayoritarios suelen ser personas con intereses creados en el éxito de la empresa, como el director ejecutivo de la empresa, otro ejecutivo corporativo, los propietarios originales de la empresa o sus descendientes.
  • Los accionistas mayoritarios tienen derecho a votar y elegir a los miembros de la junta directiva de una empresa, lo que significa que los accionistas mayoritarios tienen voz directa sobre cómo se gestiona la empresa.

¿Quién puede ser accionista?

Los accionistas mayoritarios no siempre participan en su derecho a un papel participativo en la gestión del día a día. De hecho, un accionista mayoritario puede vender parte o la totalidad de sus acciones en la empresa, incluso si las vende a un firma de capital privado o un competidor directo. Normalmente se hace para obtener el mejor precio; sin embargo, puede ser una táctica de venganza utilizada por accionistas descontentos.

Podría decirse que es más común que las personas con intereses creados en la empresa se conviertan en accionistas mayoritarios. Incluye accionistas corporativos. Es por eso que los directores ejecutivos (CEO) terminan convirtiéndose en accionistas mayoritarios. Los directores ejecutivos tienen un gran interés en el éxito de la empresa y ya son responsables de las operaciones y los procedimientos íntimos y diarios para ayudar a garantizar el éxito de la empresa.

En términos prácticos, tiene sentido, ya que muchos directores ejecutivos reciben una parte sustancial de su salario (o todo su salario) en forma de acciones de la empresa. Sin embargo, si los ejecutivos corporativos, como el CEO, el CFO (director financiero) o el COO (director de operaciones), deciden vender las acciones de su empresa, se debe informar al Comisión de Bolsa y Valores (SEC).

También es importante tener en cuenta que los miembros corporativos se encuentran en una posición única. Como miembros que pueden ser potencialmente elegidos (por los accionistas) para la junta directiva, parece haber un conflicto de intereses casi incorporado.

Entonces, ¿pueden los accionistas corporativos votar por sí mismos? La respuesta es sí. Siempre que no violen ninguna de las responsabilidades fiduciarias que tienen para con los accionistas de la compañía en su conjunto, pueden votar en su propio interés.

Comprender los derechos de los accionistas mayoritarios

Los accionistas mayoritarios suelen recibir privilegios (o derechos) especiales. Por lo general, depende del tipo de acciones que posea el accionista.

Titulares de acciones comunes – debido a que las acciones no tienen un valor fijo – generalmente son las últimas en recibir beneficios o pagos y es menos probable que tengan los mismos privilegios que tienen los accionistas preferentes.

Las acciones preferentes se consideran más valiosas, ya que los accionistas preferentes ocupan una posición más alta en términos de dividendos y en caso de liquidación de la empresa. Sin embargo, las acciones preferentes no suelen tener derechos de voto. Por tanto, es raro que un accionista preferente sea un accionista mayoritario, aunque, en la práctica, es posible.

Accionistas mayoritarios: derechos y privilegios

Los accionistas mayoritarios tienen el beneficio de los privilegios de voto y elección. Nuevamente, significa que tienen voz en las direcciones que la empresa decide tomar. Los accionistas mayoritarios reciben información constante sobre el desempeño de la empresa y, si no están satisfechos, pueden solicitar una elección para nuevos miembros de la junta.

También es importante tener en cuenta que los accionistas no son responsables de la quiebra o insolvencia de una empresa. Cualquier activo personal que tenga un accionista mayoritario fuera de la empresa no está en riesgo. El problema principal es que si una empresa tiene obligaciones financieras importantes, es decir, deudas pendientes, los accionistas no recibirán ningún activo en efectivo ni dividendos hasta que la empresa haya resuelto todos sus pasivos.

CFI es el proveedor oficial del global Analista de crédito y banca certificado (CBCA) ™ programa de certificación, diseñado para ayudar a cualquier persona a convertirse en un analista financiero de clase mundial. Para seguir avanzando en su carrera, los recursos adicionales de CFI a continuación serán útiles:

  • Cláusula de reorganización societaria
  • Fundadores Stock
  • Interes no controlado
  • Acciones preferentes